sábado, 16 de agosto de 2008

Rembrandt Harmenszoon van Rijn, 1606-1669.

Nació en Leiden, Holanda. Pintor barroco de retratos y dibujante superdotado

Sólo hay una frase conocida de Rembrandt describiendo lo que pensaba lograr a través de su arte: «el mejor y más natural movimiento», que fue hallada en una carta escrita a uno de sus mecenas.

En total Rembrandt produjo cerca de 854 cuadros, 300 aguafuertes, y 2.600 dibujos. Fue un prolífico pintor de autorretratos, pintando alrededor de 80 cuadros y 20 aguafuertes sobre el tema durante su larga carrera. Además nos dejó pinturas de su persona notablemente claras. Su mirada y —lo más importante— sus emociones nos permiten apreciar el infortunio y la tristeza que arrugan su rostro.


Entre las características prominentes de su obra se encuentra el uso del claroscuro, a menudo usando fuertes contrastes, lo que introduce al observador dentro del cuadro. Sus escenas vívidas y dramáticas destacan sobre la rígida formalidad que muestra la obra de la mayoría de los artistas de la época, junto con un profundo sentimiento de compasión por la raza humana, sin discriminación alguna por la fortuna o edad del sujeto.

En sus cuadros aparecen a menudo los miembros de su familia; su esposa Saskia, su hijo Titus, y su compañera sentimental Hendrickje, incluso usándolos como modelos en pinturas de temáticas mitológica o bíblica.