sábado, 22 de noviembre de 2008

Trompe l´ oeil

Un trampantojo (o «trampa ante el ojo», también llamado trompe l'œil , expresión francesa que significa «engañar al ojo») es una técnica pictórica que intenta engañar a la vista jugando con la perspectiva y otros efectos ópticos.

Los trampantojos suelen ser pinturas murales realistas creadas deliberadamente para ofrecer una perspectiva falsa. Pueden ser interiores (representando muebles, ventanas, puertas o escenas más complejas) o exteriores, en muros de edificios.
Ejemplo del efecto Schüfftan en Metrópolis de Fritz Lang

También pueden encontrarse trampantojos pintados en mesas (aparentando naipes dispuestos para una partida, por ejemplo) u otros muebles.

A pesar de que los trampantojos son más propios de la pintura también existen famosos «engaños» en arquitectura, algunos de los más conocidos son la Scala Regia en el vaticano de Gianluca Bernini o la Galería Spada del Palazzo Spada de Borromini, en estos casos se trata contrarrestar ciertas impresiones o modificar la percepción del espacio mediante efectos arquitectónicos, como variar la altura de las columnas para conseguir, en el caso de la escalera, que esta parezca mucho más profunda.




Trampantojos en el cine


Los trampantojos también han sido utilizados con profusión en el cine hasta la aparición de los efectos especiales digitales. Desde simular una vista exterior a través de una ventana en escenas rodadas en decorados interiores, hasta la simulación de todo un "grandioso" decorado exterior.

Un método habitual (Matte en inglés) era pintar el "gran" exterior (ciudades, cielo, etc.) en una tabla de madera de pocos metros que se situaba relativamente cerca de la cámara pero ocupando solo una parte del encuadre, mientras que la escena real tenía lugar más lejos y ocupando el resto del encuadre de la cámara; así, haciendo coincidir el borde del trampantojo pintado con la escena real, el efecto es que todo se desarrolla en un gran escenario, cuyo coste de construcción hubiera sido prohibitivo. Incluso se podía llegar a tener todo el decorado como trampantojo, ocupando todo el encuadre, y solo a través de un hueco en él tenía lugar la escena real. Podriamos decir que en el cine para conseguir este efecto de ilusión óptica se juega con elementos como la escala(de los distintos elementos que conforman la perspectiva) así como la distancia de la camara al objeto filmado y la profundidad de campo.

Una variación es el método Schüfftan (por su inventor Eugen Schüfftan), en el que delante de la cámara lo que se colocaba era un espejo parcialmente transparente (quitando parte de la película reflectante del espejo). En la parte espejada se reflejaba el trampantojo y a través de la parte transparente tenía lugar la escena real.









2 comentarios:

Jim dijo...

Me impresiono mucho uno que vi dibujado en el suelo. Era una piscina súper larga y tenias que ponerte justo en el ángulo para observar el efecto.

Ya había visto algo parecido por internet, pero verlo con mis propios ojos fue sorprendente.

Besos

Diego González dijo...

WOW! Que de más!